José Quisocala es un adolescente arequipeño de 15 años quien ha demostrado que la edad no influye cuando se quiere salir adelante, ya que a los 13 creó un banco ecológico con el fin de ayudar al medio ambiente y a los niños ahorristas.

El adolescente emprendedor cuenta que inició su proyecto ‘Eco Banco del Estudiante’ cuando leyó en internet que los desechos se podían convertir en dinero. Así empezó a venderlos a los chatarreros y luego a una empresa.

José explica que su sistema de trabajo consiste en que la entidad bancaria recibe los residuos sólidos de sus clientes (quienes son niños y adolescentes), luego los vende a una papelera que los transforma en papel higiénico. El dinero recolectado con la venta de este producto se deposita en la cuenta del cliente y solo puede ser utilizado si este cumple su meta de ahorro. Además, el retiro solo puede hacerlo el cliente y no sus padres.

Cuando inició el proyecto, el adolescente bancario solo tenía 20 niños afiliados. Ahora, cuenta con miles de clientes, quienes tienen una tarjeta de ahorro como se dan en las conocidas entidades financieras. Con esta pueden hacer retiros de cajeros automáticos, pagos en establecimientos comerciales, compras online, transferencias de dinero y pago de servicios a través de la aplicación.

José Quisocala cuenta con un equipo de trabajo, entre estos asesores legales, económicos y de contabilidad, con los que maneja su proyecto. Sin embargo, el que toma las decisiones es él, ya que conoce muy bien su proyecto y lo que quiere hacer con este.

Este adolescente emprendedor conoció la misión de nuestra asociación y está deseoso de poder apoyar con un “granito de arena” a la sostenibilidad del tratamiento de las personas con habilidades diferentes que son parte de esta gran familia. En ‘Misión Isaac’ estamos orgullosos y agradecidos por su aporte.